+34 644 71 80 97           bitahpsicologia@gmail.com

Traumas psicológicos, sintomas y consecuencias

Con cada nueva situación que vivimos, nuestro cerebro recoge la información y la almacena, encajando las nuevas piezas con las antiguas, como en un puzzle. Pero hay veces en las que la nueva pieza no encaja y queda fuera del puzzle.

Un sabio dijo una vez “el sufrimiento forma parte inherente de la vida, y así como no podemos eludir la muerte, no podemos evitar el sufrimiento“. A lo largo de su vida, una persona se enfrentará a númerosas situaciones difíciles y dolorosas. ¿Por qué? Porque al igual que algunas experiencias nos hacen sentir felicidad, amor, alegría o pasión, otras nos producen tristeza, miedo o asco.

¿Qué es un trauma psicológico?

Por un lado, es una situación estresante vivida, directa o indirectamente, que amenaza la supervivencia de una persona. Es decir, es una experiencia que vivimos en carne propia, o vemos  que le ocurre a otras personas cercanas, en la que pensamos que no tenemos recursos para enfrentarnos a ella y en la que nuestro sentimiento de seguridad es amenazado.

Trauma, también es la palabra para referirnos a las heridas del alma. Cuando vivimos una situación traumática se produce una herida en nuestro interior, que sangra y nos duele. Con el tiempo cicatrizará, pero dejará una marca en nuestro ser para siempre. Porque estas situaciones nos marcan y nos cambian.

Trauma como situación

No todas las situaciones son traumáticas, sino que dependerá de la persona que la sufra y cómo afronte la situación. En cada situación, la persona pasa por un proceso de evaluación inconsciente, donde evalua el nivel de amenaza contra la propia vida y los recursos que tiene para afrontar esa situación (cuando hablamos de recursos nos referimos a habilidades personales y estrategias de afrontamiento de cada persona). Por lo tanto cuánto mayor sea la amenaza percibida y menores los recursos de los que cree disponer la persona, sumando la propia personalidad, mayor potencial traumático tendrá una situación.

Trauma como consecuencia

Cuando nuestro cerebro no puede encajar la nueva pieza en el puzzle, esa pieza se queda aislada del resto produciendo una serie de sintomas negativos. Se produce, entonces, una disociación de la situación traumática y cuanto mayor sea la información que no se integra con el resto de nuestras experiencias, mayores serán las consecuencias negativas del trauma.

En un análisis más profundo, hablaríamos de cómo ante una situación estresante nuestra amígdala recibe una señal de alarma que comunica al resto del cerebro para que realice cambios que permitan afrontar la situación. El cortisol, conocida como la hormona del estrés, es un ejemplo de esos cambios, ya que aumenta su nivel considerablemente. Algunos cambios son más profundos, y esos serán heridas más difíciles de cerrar, que dejarán una cicatriz mayor.

Según el tipo de herida que se produce, se conocen dos tipos de traumas. Pensad en la situación traumática como si fuera un cuchillo. Este puede hacernos un corte que será más largo cuanto más tiempo estemos en contacto con el cuchillo. Este tipo de traumas, se conocen como traumas con “t minúsculaˮ y son aquellas situaciones dolorosas de intensidad media que perduran en el tiempo, como por ejemplo el abuso sexual continuado, una enfermedad crónica, el bullying o el acoso laboral. En cambio, si ese cuchillo nos apuñala, el tamaño de la herida será menor pero será mucho más profunda. En este caso, estamos hablando de traumas con “T mayúsculaˮ definidos como situaciones imprevistas de gran impacto pero de corta duración. Un accidente de coche, una violación, un atraco o la pérdida inesperada de un ser querido son ejemplos de traumas con T mayúscula.

¿Qué nos ocurre despúes de vivir un trauma?

Después de vivir una situación potencialmente traumática aparece un periodo en el cual se procesa la experiencia vivida integrandola en el puzzle y se recupera la sensación de seguridad perdida después de vivir la amenaza. En esta etapa post-traumática, aparecen reacciones psicológicas normales como las siguientes:

  • Re-experimentación del trauma. Nuestro cerebro esta programado para ayudarnos a sobrevivir. Para ello, necesita analizar los problemas y buscarles una solución. En el caso de los traumas o situaciones difíciles vividas, para que no vuelvan a ocurrirnos nuestro cerebro analiza lo pasado con detalle, buscando estrategias para evitar que vuelva a ocurrir. Por ejemplo, si pasamos por la calle en la que hemos sido atracados, nuestro cerebro mandará una alerta, recordando lo pasado, para que no vuelva a pasarnos.
  • Problemas para recordar aspectos del evento traumático vivido. Cuando vivimos un evento potencialmente traumático, nuestro cerebro no esta preparado para procesarlo, por lo que se forma un caos mezclando olores con sonidos, con emociones, con sensaciones físicas, con pensamientos… Lo que hace muy difícil recordar unicamente una parte de la situación, ya que todo esta entremezclado en nuestra cabeza.
  • Tristeza. Como explicaba antes, nuestro cerebro procesa los problemas vividos para encontrar una solución que nos beneficio. Para ello, nuestra mente necesita dedicar tiempo y atención exclusiva. El sentimiento de tristeza, nos aisla y minimiza nuestra actividad física por lo que nuestro cerebro puede procesar lo ocurrido.
  • Problemas de sueño o de alimentación. Al estar centrado en procesar la situación traumática vivida, nuestro cuerpo va ha experimentar otros problemas a nivel físico. Los más comunes son el insomnio, las pesadillas, la ausencia de apetito o el aumento del apetito de manera excesiva.
  • Hipervigilancia. Nadie quiere pasar por una situación dificil, y cuando vivimos alguno no queremos volver a pasar por ello. Por esa razón, nuestro cerebro entra en “modo vigilante“ y esta atento a cualquier indicio de que pueda volver a pasar, para evitarlo o minimizar el impacto. Estamos atentos a todo y vemos dolor en pequeños detalles. Todo es una amenaza. Todo puede hacernos daño.
  • Sensación de culpa. Para que no volvamos a sufrir, nuestro cerebro analiza qué ha pasado y por qué. Intenta encontrar un responsable, porque es diferente que sea el ladrón, el médico o el profesor el responsable. A veces, determinado por nuestras experiencias pasadas, nuestro cerebro nos encuentra responsables de la situación. Porque entiende, que es más fácil controlarnos a nosotros mismos que a los demás, por lo que será más fácil encontrar una solución.

Estas reacciones psicológicas, son normales y comúnes tras una situación potencialmente traumática. Eso no quiere decir que todo el mundo necesite ayuda psicológica profesional para afrontar lo ocurrido. No todas las heridas que nos hacemos necesitan puntos de sutura. Algunas cerrarán solas con el tiempo, otras necesitarán una tirita, otras, tiras de aproximación. Dependiendo de la herida, la persona o la situación de la misma, se necesitarán puntos de sutura o incluso una operación.

Psicopatologías asociadas a los traumas

Si miramos en el manual de psicopatologías oficial, (DSM 5) los trastornos más relacionados con los traumas son los siguientes:

  • Trastonos de estrés agudo
  • Trastorno de estrés post-traumático o TEPT
  • Trastornos del apego. Apego reactivo o Relaciones sociales deshinibidas.
  • Trastorno de adaptación

No entraremos a explicar cada uno, porque podría ser muy extenso, pero sí haremos unas conclusiones.

Para tener diagnosticado un trastorno psicológico, como alguno de los anteriores, se deben cumplir una serie de requisitos. Como por ejemplo, llevar 6 meses con los sintomas negativos activos, un estado emocional negativo persistente (tristeza, miedo, culpa…) o la hipervigilancia. Pero como hemos visto anteriormente, algunas de estar reacciones son normales, por lo que…

¿cuando sería recomendable acudir al psicólogo a por ayuda profesional?

+ Cuando nuestro nivel de sufrimiento sea muy elevado

+ Cuando nos sintamos sobrepasados por la situación y sintamos que no somos capaces de afrontarla solos

+ Cuando nuestros sintomas afectan gravemente a nuestra salud física

+ Cuando nuestras reacciones psicológicas afectan a otras áreas de nuestra vida, como la familia o el trabajo

Si quieres conocer como trabajamos los traumas en Bitah, échale un ojo a nuestro artículo “Conoce cómo trabajamos y nuestra metodología”

Psicóloga Beatriz López G. Lázaro

A-03100

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

- Últimas Entradas -

Viviendo con un maltratador, la historia de Raquel

“Al principio todo era perfecto. Lo amaba y confiaba en él al 100%. Nunca me imagine que nuestra historia acabaría así…
Cuando comenzaron las discusiones, no les di mayor importancia. Eran “peleas” normales de pareja…
Yo sufría, me sentía enferma e incluso tenía nauseas y dolores de estomago recurrentes, pero era como una adicción, no podía dejarle porque le amaba…”

Leer más »

¿Necesito ir al psicólogo?

La decisión de acudir al psicólogo es muy personal y no todo el mundo tiene claro si necesita o no ir al psicólogo. Puede que ni se le haya pasado por la cabeza la idea o qué tenga muchas dudas al respecto…
No todo el mundo necesita la guía de un psicólogo y no se es débil o se está loco por acudir a una consulta psicológica. En general, las personas acuden a nuestro centro buscando sentirse mejor consigo mismas y con sus vidas…

Leer más »

Los beneficios psicológicos de las vacaciones

Cómo nos gusta irnos de vacaciones, abandonar por unos días la rutina y desconectar de todo y de todos, dedicando unos días, solo y exclusivamente, a disfrutar y relajarnos. Ahora sabemos que las vacaciones son beneficiosas para nuestra mente y nuestro cuerpo, y ya no se consideran cómo una forma de excusarse del trabajo o vaguear. De hecho, hasta en las más grandes empresas se fomenta el cogerse unos días libres para disfrutar de las ventajas de las tres «D»: descansar, desconectar y disfrutar…

Leer más »

Metáforas sobre la psicoterapia

Las metáforas son herramientas muy útiles para los psicólogos porque nos ayudan a explicar conceptos complejos de manera comprensible para cada persona. Acercan los conceptos a las propias experiencias emocionales facilitando el recuerdo y la asimilación del aprendizaje.

En este artículo os dejamos 2 metáforas que hemos elaborado en terapia, para explicar la relación entre el psicólogo y su cliente durante la psicoterapia…

Leer más »

Los traumas psicológicos en la infancia

La infancia es una etapa decisiva en la vida del ser humano. Las impresiones físicas y psicológicas que recibimos durante esa etapa dejan huellas duraderas en nuestro cerebro. Por eso los traumas psicológicos vividos en la infancia determinan la personalidad del futuro adulto y su forma de relacionarse con el mundo. Los niños son más frágiles y vulnerables al impacto de determinadas situaciones porque no tienen todavía los recursos y habilidades personales para gestionarlas con éxito.

Leer más »

La lucha de Pilar contra su ansiedad

“No conocí lo que era la ansiedad hasta hace 8 años. Hasta entonces no sabía que era lo que me pasaba, solo que me encontraba mal todo el tiempo. Mi cabeza no paraba de darle vuelta a todo, me costaba dormir y estaba cansada todos los días. Cuando tenía un día realmente malo, no podía concentrarme en nada, ni siquiera en mi trabajo…”

Leer más »

El poder de la resiliencia

No podemos evitar las situaciones difíciles, pero si podemos decidir como afrontarlas y por lo tanto qué nos pasará cuando la situación llegue a su fin. ¿Nos dejaremos vencer por el dolor y desarrollaremos algún problema psicológico? O ¿saldremos fortalecidos y mejorados cómo personas?
La resiliencia transforma el sufrimiento en un instrumento de aprendizaje. No significa, que no hay dolor, sino que a pesar de todos los obstáculos que se nos presenten y el gran impacto que tengan las situaciones en nosotros somos capaces de sobreponernos.

Leer más »

Duelo en tiempos de coronavirus

Durante nuestra vida, creamos lazos de amor con otros seres vivos: familiares, amigos, compañeros de trabajo o incluso mascotas. Entre ambos aparece un hilo que al cortarse, por cualquier razón, nos duele. Aparece un vacío en nuestro interior, nos sentimos perdidos, confusos y tristes, muy tristes. Desde el centro Bitah queremos ofrecer 7 consejos para afrontar ese duelo trás la pérdida de un ser querido.

Leer más »

Bitah Psicología

  • Calle San Juan de la Cruz, 11. Ppal Dcha.
  • +34 644 71 80 97
  • bitahpsicologia@gmail.com

Contacta con nosotros

Copyright 2019 Bitah Psicología   

0 0 vote
Article Rating
error: El contenido esta protegido
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x